La experiencia de nuestro grupo de investigación se centra en la identificación de compuestos con actividad antitumoral, el mejoramiento de su eficacia terapéutica y el estudio de las bases moleculares responsables de sus efectos biológicos. Para la detección de nuevos agentes con actividad antimitogénica utilizamos ensayos biológicos in vitro con líneas celulares. Para mejorar la eficacia antitumoral se realizan ensayos de relación estructura-actividad con el fin de encontrar las modificaciones químicas más apropiadas (uso de distintos sustituyentes, diseño de péptidos quiméricos cíclicos, etc.); se evalúan diferentes medios de vehiculización (nanopartículas, liposomas, micelas, etc) que faciliten la llegada del compuesto al sitio de acción; y/o se investiga el efecto de distintas formulaciones combinadas del nuevo agente a ensayar con otros compuestos de uso habitual en quimioterapia. El estudio del mecanismo de acción antitumoral in vitro se basa en el uso de técnicas de citometría de flujo, electroforesis en geles de agarosa, inmunocitoquímica, ensayos con sondas fluorescentes o ensayos de Western blot (inmunotransferencia) para investigar distintos aspectos relacionados con la captación y localización subcelular de los compuestos, alteraciones de las fases del ciclo celular, la posible inducción de una respuesta apoptótica, autofágica o necrótica, y la participación de distintas cascadas de señalización intracelular en la mediación del efecto anticancerígeno. Asimismo, nuestro grupo de trabajo ha adquirido amplia experiencia en la implementación de técnicas de silenciamiento de intermediarios de vías de transducción de señales (uso de inhibidores farmacológicos, mutantes dominantes negativas, RNA de interferencia) y de ensayos in vivo en modelos tumorales murinos.